El turismo en las Islas Baleares es la principal actividad económica del archipiélago, pues representa casi el 35 % total de su PIB. A ojos de muchos visitantes, esta se limita exclusivamente a disfrutar de las playas de las islas, dejando de lado un amplio abanico que encierran la verdadera personalidad de sus gentes, la esencia de su espíritu.

Qué ver en las Islas Baleares

El archipiélago balear es un paraíso en mitad del Mediterráneo. Sus cinco islas y varios islotes ofrecen más de 300 días de sol al año que han convertido este destino en uno de los más visitados de toda Europa, ya sea para pasar unas vacaciones o para residir permanentemente.

Si alguna vez te has preguntado qué ver en las Islas Baleares, y quieres ir más allá de lo típico, continúa leyendo y descubrirás rincones únicos para apadrinar.

Mallorca

La isla más grande del archipiélago y la que concentra más trasiego de visitantes por la presencia del aeropuerto internacional de Palma, uno de los más importantes de España. Los turistas comenzaron a llegar a este destino en la década de los 20 del pasado siglo. La mejor carta de presentación de esta isla son sus innumerables playas y calas con aguas cristalinas y la Sierra de Tramuntana, así como sus preciosos pueblos de corte íntegramente mediterráneo.

Sin embargo, en la isla también hay lugar para espacios menos conocidos como los pueblos de pescadores de Es Jonquet y El Molinar o la Colonia de Sant Pere, en el municipio de Arta, un espacio con turismo controlado que da acceso a las espectaculares Calas de Betlem.

Ibiza

La Isla Blanca es la otra gran receptora de turistas en el archipiélago. Conocida mundialmente por ser la capital de la música electrónica, este territorio vivió su apogeo durante los años 60 y 70, cuando fue un verdadero paraíso hippie. Todavía hoy quedan algunas colonias. En la actualidad Ibiza se ha transformado en un núcleo cosmopolita y de gran atractivo turístico que, sin embargo, todavía ofrece escenarios alejados del gran público.

Punta Galera pasa por ser una de las calas menos masificadas de la isla debido a su difícil acceso. Es una playa formada por plataformas de rocas que incluye una pequeña cueva. La cala no está señalizada y es un espacio muy frecuentado por el público nudista.

Al norte de la isla encontramos Cala Xacarra, el mejor emplazamiento en Ibiza para disfrutar del buceo. Sus aguas cristalinas y su ambiente tranquilo y relajado atraen cada vez a más visitantes, aunque todavía sigue siendo un rincón muy virgen.

Menorca

La más pequeña de las tres grandes islas conserva con sus hermanas atractivos turísticos como playas y calas que causan impresión, pero hay que sumar un importante legado histórico con sus monumentos megalíticos construidos por la cultura talayótica, una civilización que pobló este territorio unos 1500 años a.C.

En Menorca los turistas que visiten Binibeca, a ocho kilómetros de Maó, podrán pensar por un momento que están en Ibiza, o en los Pueblos Blancos de Andalucía, pues todas sus casas están pintadas completamente blancas para mantener el fresco del interior.

Más conocida es la Cova d’en Xoroi, una cueva localizada junto a un acantilado que cuenta con varios salientes al mar y que acoge a un frecuentado bar musical que cambia de ambiente según la hora del día: de fiesta sunset con ambiente relajado a música chill out en directo o discoteca al caer la noche.

Cabrera

La isla de Cabrera es, en realidad, un archipiélago en sí mismo. Está conformado por 19 islas o islotes y es una visita obligada para quienes pasan unos días en Mallorca. Todo el archipiélago está declarado como Parque Nacional Marítimo y Terrestre. Cabrera no está habitada, pero esto no impide que cada día lleguen hasta ella centenares de visitantes deseosos de conocer sus espectaculares acantilados y algunas de sus calas, como Cala Ganduf y Cova Blava.

A esto debemos sumar el Castillo de Cabrera, una fortificación de carácter defensivo construido en el siglo XIV para defender el territorio de los ataques de los piratas. Por este archipiélago han pasado todas las civilizaciones de la historia del Mediterráneo.

Formentera

Formentera es la isla más pequeña del archipiélago de las Pitiusas, el que conforman esta misma e Ibiza. De las pobladas, es la isla con menos habitantes en Baleares, unos 12 000 en total. Solo existe un municipio en Formentera, que recibe el mismo nombre, pero conformado por seis núcleos urbanos.

Desde esta isla se puede ver el mar desde prácticamente cualquier punto, y como el resto de territorios baleares, la presencia de calas y playas es toda una constante. Todo su territorio está plagado de molinos de viento y norias que mantienen vivo su recuerdo agrícola y ganadero.

El turismo en Islas Baleares es acogedor, como sus gentes. La comunidad ha sabido hacer de esta industria un sector de actividad que combina la recepción de millones de visitantes con un respeto necesario para mantener la sostenibilidad de todos sus enclaves paisajísticos. Anímate a apadrinar el archipiélago que no todos conocen.

 

Descubre Islas Baleares

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos recomendados​

salamanca

Salamanca by @excelenciarural

¡Hola! Soy Rodrigo y conmigo descubrirás todo sobre el turismo rural en España. ¡Sígueme en @excelenciarural!

0